Buscar este blog

Cargando...

jueves, 13 de octubre de 2011

contaminacion del agua

No hay duda que uno de los mayores problemas a los que se enfrentan muchas poblaciones actualmente (ya sean desarrolladas o subdesarrolladas, aunque es cierto que nunca me ha gustado este último término), es la contaminación del agua.
contaminacion-del-agua_1
Principalmente, porque como bien sabemos, el agua es prácticamente fundamental para la vida,  por lo que la contaminación puede ser algo muy negativo para el desarrollo tanto económico como social de los pueblo o de las poblaciones próximas a ese lugar contaminado.

Los comienzos de la contaminación del agua

Es cierto que, como defienden muchos expertos en la materia, la contaminación del agua causada por las actividades humanas es un fenómeno ambiental de importancia, el cual se comienza a producir desde los primeros intentos de industrialización, para transformarse luego en un problema tan habitual como generalizado.
En el caso del inicio de la revolución industrial (entre la segunda mitad del siglo XVIII y los primeros años del siglo XIX) los procesos de producción de esta época requerían de la utilización de una gran cantidad de agua para la transformación de las materias primas. A su vez, los efluentes de dichos procesos productivos eran vertidos luego en los cauces naturales de agua, con sus desechos contaminantes correspondientes. Aquí comenzó a extenderse el grave flagelo de la contaminación del agua.

¿Cómo se produce la contaminación del agua?

Generalmente, la contaminación del agua se produce a través de la introducción directa o indirecta en los acuíferos o cauces de agua (ríos, mares, lagos, etc) de diversas sustancias que pueden ser consideradas como contaminantes.
Pero existen dos formas principales de contaminación del agua, una de ellas tiene que ver con la contaminación natural del agua, que se corresponde con el ciclo natural de ésta, durante el que puede entrar en contacto con ciertos constituyentes contaminantes (como sustancias minerales y orgánicas disueltas o en suspensión) que se vierten en la corteza terrestre, la atmósfera y en las aguas. En ElBlogVerde puedes ver también un artículo especial sobre la contaminación del Suelo
contaminacion-del-agua_2
Pero el otro tipo de contaminación del agua -que tiende a ser la más importante y perjudicial- es aquella que tiene especial relación con la acción del ser humano. Aquí se habré un amplio abaníco de causas. Entre las más habituales podemos mencionar:
  • el vertido de sustancias tóxicas residuales de los procesos industriales, que son arrojados a ríos y lagos.
  • la contaminación derivada del uso de pesticidas, fertilizantes y otros químicos en la agricultura que se escurren desde el suelo hacia acuíferos subterráneos o a otras fuentes de agua.
  • la basura que es tirada en las costas y que es arrastrada por los cursos del agua, tal como en el caso de los gigantescos parches de basura en los océanos, formadas con desperdicios que tardan cientos o miles de años en degradarse.
  • el uso de combustibles contaminantes en embarcaciones
  • el vertido de las aguas residuales provenientes del sistema de aguas de las ciudades.

Consecuencias de la contaminación del agua

Como sabemos, esa contaminación del agua puede llevar a la contaminación de los ríos, a la contaminación de los mares, o incluso a la de lagos, embalses, presas… A fin de cuentas, todo aquello que contenga agua.
Esta contaminación no sólo afecta a los propios humanos en sí, sino a la fauna y a los diferentes seres vivos que pueden vivir en la misma. Eso sin contar que el agua contaminada puede ser portadora de una gran variedad de enfermedades, algunas de ellas mortales.



 Uno de los problemas Que ocurren en el planeta son mayormente por la manera de cuidar el planeta cosa que en el planeta no se da, por eso esto a estado cresiendo muy rapidamente.

Importancia del problema Los ríos, lagos y mares recogen, desde tiempos inmemoriales, las basuras producidas por la actividad humana. 
El ciclo natural del agua tiene una gran capacidad de purificación. Pero esta misma facilidad de regeneración del agua, y su aparente abundancia, hace que sea el vertedero habitual en el que arrojamos los residuos producidos por nuestras actividades. Pesticidas, desechos químicos, metales pesados, residuos radiactivos, etc., se encuentran, en cantidades mayores o menores, al analizar las aguas de los más remotos lugares del mundo. Muchas aguas están contaminadas hasta el punto de hacerlas peligrosas para la salud humana, y dañinas para la vida.
La degradación de las aguas viene de antiguo y en algunos lugares, como la desembocadura del Nilo, hay niveles altos de contaminación desde hace siglos; pero ha sido en este siglo cuando se ha extendido este problema a ríos y mares de todo el mundo.
Primero fueron los ríos, las zonas portuarias de las grandes ciudades y las zonas industriales las que se convirtieron en sucias cloacas, cargadas de productos químicos, espumas y toda clase de contaminantes. Con la industrialización y el desarrollo económico este problema se ha ido trasladando a los países en vías de desarrollo, a la vez que en los países desarrollados se producían importante mejoras.

Principales tipos de contaminación:

-Contaminación del agua: Con relación al agua, se considera que ella está contaminada cuando no es apta para la bebida o el consumo humanos, cuando los animales acuáticos no pueden vivir en ella, cuando las impurezas que contiene hacen desagradable o dañino su uso recreativo o cuando no puede destinarse a aplicación industrial alguna. La composición de los agentes contaminantes del agua es diversa, pero, por lo general, se relaciona con las sustancias que son vertidas como residuos de las fábricas a los ríos o al mar. Obviamente tales detritos contienen agentes de la más diversa índole, tanto desde el punto de vista de su composición química como en cuanto respecta a sus efectos. Causas principales: Arrojar residuos sólidos domésticos e industriales, descarga de desagües domésticos e industriales, tirar aceites usados y derrames de petróleo
-Contaminación del suelo: Con relación a la tierra, la contaminación puede afectar fundamentalmente la fauna y los cultivos, ya que es sabido que la vida, tanto animal como vegetal, se desarrolla con mayores dificultades en las zonas contaminadas. Las sustancias artificiales que producen contaminación en el terreno son relativamente pocas y se agrupan en abonos, fertilizantes, insecticidas, herbicidas y fungicidas. Causas principales: Arrojar residuos sólidos domésticos e industriales, tirar aceites usados, uso indiscriminado de agroquímicos, deforestación y derrame de petróleo.
-Contaminación del aire: Con relación al aire, existe contaminación del aire cuando la presencia de una sustancia extraña o la variación importante en la proporción de los constituyentes del mismo es susceptible de provocar efectos perjudiciales o de crear molestias. Esas sustancias o agentes contaminantes, son clasificados en cinco grupos mayoritarios: monóxido de carbono, partículas, óxidos de azufre, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno. Se encuentran suspendidas en la atmósfera y su estado físico puede ser sólido o gaseoso. Causas principales: Quema de basuras, Polvos industriales (cemento, yeso, concentrado de minerales, entre otros), incendios forestales, humos de los escapes de los automóviles y humos de las chimeneas de las fábricas.

Otras formas de contaminación, la encontramos como consecuencia del empleo de la energía nuclear (contaminación radiactiva) y de materiales necesarios para lograrla (ejemplo: uranio, plutonio), lo cual afecta de forma negativa al medio aéreo, acuático y terrestre. La contaminación nuclear es el resultado de explosiones atómicas, de desechos radiactivos de hospitales, centros de investigación, laboratorios y centrales nucleares y, ocasionalmente, de los escapes radiactivos.

En general, la contaminación ambiental en Argentina es mayor que lo que se podría esperar en un país con tanta legislación ambiental. Esto es producto de la fragmentación de los distintos actores, sean estos municipales, provinciales o nacional, se ha originado un cuadro de situación ambiental confuso que permite actitudes irresponsables. En nuestro país, el análisis y el monitoreo del ambiente es prácticamente inexistente en el caso de la mayoría de los contaminantes. Como resultado de ello, no hay una base adecuada sobre como tomar decisiones informadas acerca del manejo de la contaminación ambiental.
Lo que el ser humano podría hacer para terminar con la contaminación del ambiente es evitar la tala indiscriminada de árboles en los bosques, pues es la única fuente de oxigeno para el planeta.   Evitar contaminar los mares y ríos, que nos proporcionan el agua para poder vivir.   Crear alguna forma de reciclaje para los deshechos tóxicos para no contaminar el planeta.   Evitar que la atmósfera de nuestro planeta se siga contaminando con el anhídrido carbónico de los vehículos.  Y el no uso de los aerosoles que siguen dañando la capa de ozono.
La prevención de la contaminación o control de entrada de contaminación, es una solución de producción, que reduce o elimina la producción de contaminantes, a menudo cambiando compuestos químicos o utilizando procesos menos perjudiciales. La contaminación se puede evitar (o por lo menos reducir) con la cuatro erres de la utilización de recursos: Rechazar (no utilizar), reducir, reutilizar y reciclar.
El establecimiento de un programa integral de control del ambiente llenaría una necesidad crítica en este aspecto. Como miembros de la sociedad debemos participar en forma activa en la creación de leyes y reglamentos que tengan un impacto benéfico para el ambiente, nuestra salud y la economía. Es importante señalar que las soluciones al problema de la contaminación están más cerca de lo que uno cree, ya que es posible en nuestra vida cotidiana contribuir con actividades sencillas a mejorar nuestro entorno, como por ejemplo, consumir productos no contaminantes, disminuir el uso del automóvil, separar los desechos reciclables en el hogar, crear espacios verdes, entre otras medidas. Es precisamente aquí donde se manifiesta en forma más categórica el hecho de actuar localmente, pero pensar globalmente.





 

La reducción de nutrientes y plaguicidas

La reducción de la contaminación del agua causada por el exceso de nutrientes y pesticidas químicos se puede encontrar en cinco grandes categorías:
Reducir en las zonas urbanas y suburbanas con césped el uso de fertilizantes y pesticidas ...

Puede obtener información sobre cómo tener un césped bonito, dejar de perder dinero con los productos químicos  contaminantes y poner fin a nuestros problemas fluviales.

Evitar una mayor destrucción de los humedales, y restablecerlos siempre que sea posible ...

Conduzca menos ...
Alrededor de un tercio de la contaminación de nitrógeno proviene de las emisiones de automóviles.


Mejorar el tratamiento de aguas residuales ...

La reducción de aguas residuales

Es importante asegurarse de que los propietarios de pozos sépticos previenen la instalación y el mantenimiento de sus sistemas de manera que no contamine las aguas subterráneas o cerca de las aguas fluviales.

Financiar plenamente los programas de vigilancia de las playas para que la gente se salga fuera del agua cuando no es seguro. (OK, sabemos que no es realmente una solución para la contaminación del agua, pero vale la pena hacerlo hasta que las aguas residuales sean resueltos.)

La reducción de la deforestación

Los bosques actúan como una esponja para absorber las lluvias cuando vienen, cuando todos los árboles se talan, el ecosistema forestal muere y ya no puede realizar este servicio. El agua de lluvia corre directamente en los arroyos, fluye más expuesto al suelo, recogiendo y llevando la contaminación de los sedimentos a los cursos de agua cercanos.

Usted puede apoyar  los bosques, apoyar los esfuerzos para prohibir la tala;  Así como la aplicación de métodos para ahorrar papel . También es de destacar que la fabricación de papel es un asunto altamente contaminantes.



contaminación del agua.
Un completo informe sobre la contaminación de acuíferos, ríos, mares y océanos. Para ellos os explicamos cómo se produce la contaminación del agua y como ha sido su desarrollo histórico.
No hay duda que uno de los mayores problemas a los que se enfrentan muchas poblaciones actualmente (ya sean desarrolladas o subdesarrolladas, aunque es cierto que nunca me ha gustado este último término), es la contaminación del agua.
Principalmente, porque como bien sabemos, el agua es prácticamente fundamental para la vida, por lo que la contaminación puede ser algo muy negativo para el desarrollo tanto económico como social de los pueblo o de las poblaciones próximas a ese lugar contaminado.
Los comienzos de la contaminación del agua
Es cierto que, como defienden muchos expertos en la materia, la contaminación del agua causada por las actividades humanas es un fenómeno ambiental de importancia, el cual se comienza a producir desde los primeros intentos de industrialización, para transformarse luego en un problema tan habitual como generalizado.
En el caso del inicio de la revolución industrial (entre la segunda mitad del siglo XVIII y los primeros años del siglo XIX) los procesos de producción de esta época requerían de la utilización de una gran cantidad de agua para la transformación de las materias primas. A su vez, los efluentes de dichos procesos productivos eran vertidos luego en los cauces naturales de agua, con sus desechos contaminantes correspondientes. Aquí comenzó a extenderse el grave flagelo de la contaminación del agua.
¿Cómo se produce la contaminación del agua?
Generalmente, la contaminación del agua se produce a través de la introducción directa o indirecta en los acuíferos o cauces de agua (ríos, mares, lagos, etc) de diversas sustancias que pueden ser consideradas como contaminantes.
Pero existen dos formas principales de contaminación del agua, una de ellas tiene que ver con la contaminación natural del agua, que se corresponde con el ciclo natural de ésta, durante el que puede entrar en contacto con ciertos constituyentes contaminantes (como sustancias minerales y orgánicas disueltas o en suspensión) que se vierten en la corteza terrestre, la atmósfera y en las aguas. En ElBlogVerde puedes ver también un artículo especial sobre la contaminación del Suelo
Pero el otro tipo de contaminación del agua -que tiende a ser la más importante y perjudicial- es aquella que tiene especial relación con la acción del ser humano. Aquí se habré un amplio abaníco de causas. Entre las más habituales podemos mencionar:
el vertido de sustancias tóxicas residuales de los procesos industriales, que son arrojados a ríos y lagos.
la contaminación derivada del uso de pesticidas, fertilizantes y otros químicos en la agricultura que se escurren desde el suelo hacia acuíferos subterráneos o a otras fuentes de agua.
la basura que es tirada en las costas y que es arrastrada por los cursos del agua, tal como en el caso de los gigantescos parches de basura en los océanos, formadas con desperdicios que tardan cientos o miles de años en degradarse.
el uso de combustibles contaminantes en embarcaciones
el vertido de las aguas residuales provenientes del sistema de aguas de las ciudades.
Consecuencias de la contaminación del agua
Como sabemos, esa contaminación del agua puede llevar a la contaminación de los ríos, a la contaminación de los mares, o incluso a la de lagos, embalses, presas… A fin de cuentas, todo aquello que contenga agua.
Esta contaminación no sólo afecta a los propios humanos en sí, sino a la fauna y a los diferentes seres vivos que pueden vivir en la misma. Eso sin contar que el agua contaminada puede ser portadora de una gran variedad de enfermedades, algunas de ellas mortales.
EL AGUA
El agua constituye un elemento natural indispensable para el desarrollo de la vida y de las actividades humanas; resulta difícil imaginar cualquier tipo de actividad en la que no se utilice, de una u otra forma.
En nuestro planeta cubre el 75% de su superficie, pero no toda el agua se encuentra en condiciones aptas para el uso humano. El 97.5% del agua es salada, el 2.5% resultante es agua dulce distribuida en lagos, ríos, arroyos y embalses; esta mínima proporción es la que podemos utilizar con mas facilidad.
El agua para satisfacer distintas necesidades se transforma en un recurso. Sin embargo no todas las personas disponen de él. Esto sucede por varios motivos, entre los cuales se puede mencionar la desigual distribución natural del agua en la superficie terrestre. Esta imposibilidad lleva a situaciones de escasez, que no tiene causas exclusivamente naturales, sino que también sociales. Esto nos permite decir que existe una estrecha relación entre la posibilidad de abastecimiento y el desarrollo, porque cuanto mayor es el desarrollo, mayor es la capacidad para obtenerla y mayor es la contaminación.
La humanidad requiere el agua cada vez en mayores cantidades para realizar sus actividades. El mayor consumo de agua también se debe al incremento de las practicas de irrigación agrícolas, al gran desarrollo industrial o a la existencia de hábitos de consumo que, en ocasiones, implican su derroche.
MULTIPLES USOS DEL AGUA
El consumo de agua varia según el tipo de actividad para el cual se emplea. La agricultura de irrigación es la que demanda mayor cantidad; a ella le sigue la industria y en el ultimo termino el consumo domestico.
En el caso de la agricultura, debemos considerar que mediante la irrigación artificial se logra incrementar la producción de alimentos. En el proceso industrial, el agua también es imprescindible: algunas industrias usan agua potable para elaborar sus productos, mientras que la mayoría la utilizan en sus procesos productivos, como refrigerante o como diluyente de efluentes.
En el caso del consumo doméstico se tiene en cuenta el uso en la higiene personal, el lavado de utensilios, cocina, bebida, lavado de autos, riego de jardines, etc.
En la actualidad, por ejemplo, la agricultura representa mas del 90% del consumo global de agua dulce continental; el resto se distribuye entre la industria y el uso domestico. El problema de la distribución del agua con respecto a las sociedades que la consumen ha generado respuestas tecnológicas variadas. Los antiguos romanos construyeron acueductos y norias.
LA CONTAMINACIÓN DE AGUAS
El problema de la contaminación de las aguas dulces es conocido de antiguo. Uno de los primeros testimonios históricos lo constituye el relato de las Sagradas Escrituras (Éxodo, 7, 14-25) acerca de una de las diez plagas de Egipto, en la que se describe la transformación en "sangre" de las aguas del río Nilo. Dicho fenómeno fue sin duda debido a la contaminación biológica producida por microorganismos (algas, bacterias sulfurosas o dinofíceos). Con el incremento de la población y el surgimiento de la actividad industrial la polución de ríos, lagos y aguas subterráneas aumenta constantemente. La Organización Mundial de la Salud define a la polución de las aguas dulces de la siguiente manera: "Debe considerarse que un agua está polucionada, cuando su composición o su estado están alterados de tal modo que ya no reúnen las condiciones a una u otra o al conjunto de utilizaciones a las que se hubiera destinado en su estado natural".
De acuerdo a la definición que da la OMS para la contaminación debe considerarse también, tanto las modificaciones de las propiedades físicas, químicas y biológicas del agua, que pueden hacer perder a ésta su potabilidad para el consumo diario o su utilización para actividades domésticas, industriales, agrícolas, etc., como asimismo los cambios de temperatura provocados por emisiones de agua caliente (polución térmica).
En realidad, siempre hay una contaminación natural originada por restos animales y vegetales y por minerales y sustancias gaseosas que se disuelven cuando los cuerpos de agua atraviesan diferentes terrenos.
Los materiales orgánicos, mediante procesos biológicos naturales de biodegradación en los que intervienen descomponedores acuáticos (bacterias y hongos), son degradados a sustancias más sencillas. En estos procesos es fundamental la cantidad de oxígeno disuelto en el agua porque los descomponedores lo necesitan para vivir y para producir la biodegradación.
SUSTANCIAS CONTAMINANTES DEL AGUA
Hay un gran numero de contaminantes del agua que se pueden clasificar de muy diferentes maneras. Una posibilidad bastante usada es agruparlos en los siguientes ocho grupos:
Microorganismos Patógenos.
Son los diferentes tipos de bacterias, virus, protozoos y otros organismos que transmiten enfermedades como el cólera, tifus, gastroenteritis diversas, hepatitis, etc. En los países en vías de desarrollo las enfermedades producidas por estos patógenos son uno de los motivos más importantes de muerte prematura, sobre todo de niños.
Normalmente estos microbios llegan al agua en las heces y otros restos orgánicos que producen las personas infectadas. Por esto, un buen índice para medir la salubridad de las aguas, en lo que se refiere a estos microorganismos, es el número de bacterias coliformes presentes en el agua. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que en el agua para beber haya 0 colonias de coliformes por 100 ml de agua.
Desechos Orgánicos.
Son el conjunto de residuos orgánicos producidos por los seres humanos, ganado, etc. Incluyen heces y otros materiales que pueden ser descompuestos por bacterias aeróbicas, es decir en procesos con consumo de oxígeno. Cuando este tipo de desechos se encuentran en exceso, la proliferación de bacterias agota el oxígeno, y ya no pueden vivir en estas aguas peces y otros seres vivos que necesitan oxígeno. Buenos índices para medir la contaminación por desechos orgánicos son la cantidad de oxigeno disuelto, OD, en agua, o la DBO (Demanda Biológica de oxigeno).
Sustancias Químicas Inorgánicas.
En este grupo están incluidos ácidos, sales y metales tóxicos como el mercurio y el plomo. Si están en cantidades altas pueden causar graves daños a los seres vivos, disminuir los rendimientos agrícolas y corroer los equipos que se usan para trabajar con el agua.
Nutrientes Vegetales Inorgánicos.
Nitratos y fosfatos son sustancias solubles en agua que las plantas necesitan para su desarrollo, pero si se encuentran en cantidad excesiva inducen el crecimiento desmesurado de algas y otros organismos provocando la eutrofización de las aguas. Cuando estas algas y otros vegetales mueren, al ser descompuestos por los microorganismos, se agota el oxígeno y se hace imposible la vida de otros seres vivos. El resultado es un agua maloliente e inutilizable.
Compuestos Orgánicos.
Muchas moléculas orgánicas como petróleo, gasolina, plásticos, plaguicidas, disolventes, detergentes, etc..., acaban en el agua y permanecen, en algunos casos, largos períodos de tiempo, porque, al ser productos fabricados por el hombre, tienen estructuras moleculares complejas difíciles de degradar por los microorganismos.
Sedimentos Y Materiales Suspendidos.
Muchas partículas arrancadas del suelo y arrastradas a las aguas, junto con otros materiales que hay en suspensión en las aguas, son, en términos de masa total, la mayor fuente de contaminación del agua. La turbidez que provocan en el agua dificulta la vida de algunos organismos, y los sedimentos que se van acumulando destruyen sitios de alimentación o desove de los peces, rellenan lagos o pantanos y obstruyen canales, rías y puertos.
Sustancias Radiactivas.
Isótopos radiactivos solubles pueden estar presentes en el agua y, a veces, se pueden ir acumulando a los largo de las cadenas tróficas, alcanzando concentraciones considerablemente más altas en algunos tejidos vivos que las que tenían en el agua.
Contaminación Térmica.
El agua caliente liberada por centrales de energía o procesos industriales eleva, en ocasiones, la temperatura de ríos o embalses con lo que disminuye su capacidad de contener oxígeno y afecta a la vida de los organismos
CONCEPTO DE EUTROFIZACIÓN
Un río, un lago o un embalse sufren eutrofización cuando sus aguas se enriquecen en nutrientes. Podría parecer a primera vista que es bueno que las aguas estén bien repletas de nutrientes, porque así podrían vivir más fácil los seres vivos. Pero la situación no es tan sencilla. El problema está en que si hay exceso de nutrientes crecen en abundancia las plantas y otros organismos. Más tarde, cuando mueren, se pudren y llenan el agua de malos olores y le dan un aspecto nauseabundo, disminuyendo drásticamente su calidad.
El proceso de putrefacción consume una gran cantidad del oxígeno disuelto y las aguas dejan de ser aptas para la mayor parte de los seres vivos. El resultado final es un ecosistema casi destruido.
Agua eutrófica y oligotrófica
Cuando un lago o embalse es pobre en nutrientes (oligotrófico) tiene las aguas claras, la luz penetra bien, el crecimiento de las algas es pequeño y mantiene a pocos animales. Las plantas y animales que se encuentran son los característicos de aguas bien oxigenadas como las truchas.
Al ir cargándose de nutrientes el lago se convierte en eutrófico. Crecen las algas en gran cantidad con lo que el agua se enturbia. Las algas y otros organismos, cuando mueren, son descompuestos por la actividad de las bacterias con lo que se gasta el oxígeno. No pueden vivir peces que necesitan aguas ricas en oxígeno, por eso en un lago de estas características encontraremos barbos, percas y otros organismos de aguas poco ventiladas. En algunos casos se producirán putrefacciones anaeróbicas acompañadas de malos olores Las aguas son turbias y de poca calidad desde el punto de vista del consumo humano o de su uso para actividades deportivas. El fondo del lago se va rellenando de sedimentos y su profundidad va disminuyendo.
Nutrientes que eutrofizan las aguas
Los nutrientes que más influyen en este proceso son los fosfatos y los nitratos. En algunos ecosistemas el factor limitante es el fosfato, como sucede en la mayoría de los lagos de agua dulce, pero en muchos mares el factor limitante es el nitrógeno para la mayoría de las especies de plantas.
En los últimos 20 o 30 años las concentraciones de nitrógeno y fósforo en muchos mares y lagos casi se han duplicado. La mayor parte les llega por los ríos. En el caso del nitrógeno, una elevada proporción (alrededor del 30%) llega a través de la contaminación atmosférica. El nitrógeno es más móvil que el fósforo y puede ser lavado a través del suelo o saltar al aire por evaporación del amoniaco o por desnitrificación. El fósforo es absorbido con más facilidad por las partículas del suelo y es arrastrado por la erosión erosionadas o disuelto por las aguas de escorrentía superficiales.
En condiciones naturales entra a un sistema acuático menos de 1Kg de fosfato por hectárea y año. Con los vertidos humanos esta cantidad sube mucho. Durante muchos años los jabones y detergentes fueron los principales causantes de este problema. En las décadas de los 60 y 70 el 65% del peso de los detergentes era un compuesto de fósforo, el tripolifosfato sódico, que se usaba para "sujetar" (quelar) a los iones Ca, Mg, Fe y Mn. De esta forma se conseguía que estos iones no impidieran el trabajo de las moléculas surfactantes que son las que hacen el lavado. Estos detergentes tenían alrededor de un 16% en peso de fósforo. El resultado era que los vertidos domésticos y de lavanderías contenían una gran proporción de ión fosfato. A partir de 1973 Canadá primero y luego otros países, prohibieron el uso de detergentes que tuvieran más de un 2,2% de fósforo, obligando así a usar otros quelantes con menor contenido de este elemento. Algunas legislaciones han llegado a prohibir los detergentes con más de 0,5% de fósforo.
Fuentes de eutrofización
Eutrofización Natural.
La eutrofización es un proceso que se va produciendo lentamente de forma natural en todos los lagos del mundo, porque todos van recibiendo nutrientes.
Eutrofización De Origen Humano.
Los vertidos humanos aceleran el proceso hasta convertirlo, muchas veces, en un grave problema de contaminación. Las principales fuentes de eutrofización son:
los vertidos urbanos, que llevan detergentes y desechos orgánicos
Los vertidos ganaderos y agrícolas, que aportan fertilizantes, desechos orgánicos y otros residuos ricos en fosfatos y nitratos.
Medida del grado de eutrofización
Para conocer el nivel de eutrofización de un agua determinada se suele medir el contenido de clorofila de algas en la columna de agua y este valor se combina con otros parámetros como el contenido de fósforo y de nitrógeno y el valor de penetración de la luz.
Medidas para evitar la eutrofización
Lo más eficaz para luchar contra este tipo de contaminación es disminuir la cantidad de fosfatos y nitratos en los vertidos, usando detergentes con baja proporción de fosfatos, empleando menor cantidad de detergentes, no abonando en exceso los campos, usando los desechos agrícolas y ganaderos como fertilizantes, en vez de verterlos, etc. En concreto:
Tratar las aguas residuales en EDAR (estaciones depuradoras de aguas residuales) que incluyan tratamientos biológicos y químicos que eliminan el fósforo y el nitrógeno.
Almacenar adecuadamente el estiércol que se usa en agricultura.
Usar los fertilizantes más eficientemente.
Cambiar las prácticas de cultivo a otras menos contaminantes. Así, por ejemplo, retrasar el arado y la preparación de los campos para el cultivo hasta la primavera y plantar los cultivos de cereal en otoño asegura tener cubiertas las tierras con vegetación durante el invierno con lo que se reduce la erosión.
Reducir las emisiones de NOx y amoniaco.
CAUSAS DE LA CONTAMINACIÓN
DEL AGUA
La contaminación del agua causada por las actividades del hombre es un fenómeno ambiental de importancia, se inicia desde los primeros intentos de industrialización, para transformarse en un problema generalizado, a partir de la revolución industrial, iniciada a comienzos del siglo XIX.
Los procesos de producción industrial iniciados en esta época requieren la utilización de grandes volúmenes de agua para la transformación de materias primas, siendo los efluentes de dichos procesos productivos, vertidos en los cauces naturales de agua (ríos, lagos) con desechos contaminantes.
Desde entonces, esta situación se ha repetido en todos los países que han desarrollado la industrialización, y aún cuando la tecnología ha logrado reducir de alguna forma el volumen y tipo de contaminantes vertidos a los cauces naturales de agua, ello no ha ocurrido ni en la forma ni en la cantidad necesarias para que el problema de contaminación de las aguas esté resuelto.
La contaminación del agua se produce a través de la introducción directa o indirecta en los cauces o acuíferos de sustancias sólidas, líquidas, gaseosas, así como de energía calórica, entre otras. Esta contaminación es causante de daños en los organismos vivos del medio acuático y representa, además, un peligro para la salud de las personas y de los animales.
Existen dos formas a través de las cuales se puede contaminar el agua. Una de ellas es por medio de contaminantes naturales, es decir, el ciclo natural del agua puede entrar en contacto con ciertos constituyentes contaminantes que se vierten en las aguas, atmósfera y corteza terrestre. Por ejemplo, sustancias minerales y orgánicas disueltas o en suspensión, tales como arsénico, cadmio, bacterias, arcillas, materias orgánicas, etc.
Otra forma es a través de los contaminantes generados por el hombre o de origen humano, y son producto de los desechos líquidos y sólidos que se vierten directa o indirectamente en el agua. Por ejemplo, las sustancias de sumideros sanitarios, sustancias provenientes de desechos industriales y las sustancias empleadas en el combate de plagas agrícolas y/o vectores de enfermedades.
CONSECUENCIA DE LA CONTAMINACIÓN
Los efectos de la contaminación del agua incluyen los que afectan a la salud humana. La presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua potable puede producir una enfermedad infantil que en ocasiones es mortal. El presente en los fertilizantes derivados del cieno o lodo puede ser absorbido por las cosechas, de ser ingerida en cantidad suficiente, el metal puede producir un trastorno diarreico agudo, así como lesiones en el hígado y los riñones.
Hace tiempo que se conoce o se sospecha de la peligrosidad de sustancias inorgánicas, como el mercurio, el arsénico y el plano.
Los lagos son especialmente vulnerables a la contaminación. Hay un problema, la eutrofización, que se produce cuando el agua se enriquece de modo artificial con nutrientes, lo que produce un crecimiento anormal de las plantas. Los fertilizantes químicos arrastrados por el agua de los campos de cultivo pueden ser los responsables. El proceso de eutrofización puede ocasionar problemas estéticos, como mal sabor y olor, y un acumulamiento de algas o verdín desagradable a la vista así como un crecimiento denso de las plantas con raíces, el agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de sedimentos en el fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales como la precipitación del carbonato de calcio en las aguas duras, otro problema cada vez más preocupante es la lluvia ácida que ha dejado muchos lagos del Norte y del Este de Europa y del Noroeste de Norteamérica totalmente de provistos de vida
EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN EN RIOS Y LAGOS
Debido a su escasa entrada y salida de agua, los lagos sufren graves problemas de contaminación.
Los ríos, por su capacidad de arrastre y el movimiento de las aguas, son capaces de soportar mayor cantidad de contaminantes. Sin embargo, la presencia de tantos residuos domésticos, fertilizantes, pesticidas y desechos industriales altera la flora y fauna acuáticas. En las aguas no contaminadas existe cierto equilibrio entre los animales y los vegetales, que se rompe por la presencia de materiales extraños. Así, algunas especies desaparecen mientras que otras se reproducen en exceso. Además, las aguas adquieren una apariencia y olor desagradables. Los ríos constituyen la principal fuente de abastecimiento de agua potable de las poblaciones humanas. Su contaminación limita la disponibilidad de este recurso imprescindible para la vida.
PETROLEO EN EL MAR
En nuestras sociedades el petróleo y sus derivados son imprescindibles como fuente de energía y para la fabricación de múltiples productos de la industria química, farmacéutica, alimenticia, etc.
Por otro lado, alrededor del 0,1 al 0,2% de la producción mundial de petróleo acaba vertido al mar. El porcentaje puede parecer no muy grande pero son casi 3 millones de toneladas las que acaban contaminando las aguas cada año, provocando daños en el ecosistema marino.
La mayor parte del petróleo se usa en lugares muy alejados de sus puntos de extracción por lo que debe ser transportado por petroleros u oleoductos a lo largo de muchos kilómetros, lo que provoca espectaculares accidentes de vez en cuando. Estas fuentes de contaminación son las más conocidas y tienen importantes repercusiones ambientales, pero la mayor parte del petróleo vertido procede de tierra, de desperdicios domésticos, automóviles y gasolineras, refinerías, industrias, etc.
Se han ensayado distintas técnicas para limitar o limpiar los vertidos del petróleo. Pronto se comenzaron a usar detergentes y otros productos, pero en el accidente del Torrey Canyon se comprobó que los productos de limpieza utilizados habían causado más daño ecológico que el propio petróleo vertido.
Actualmente se emplean productos de limpieza menos dañinos y diferentes técnicas y maquinarias, como barreras flotantes, sistemas de recogida, etc., que en algunos casos pueden ser bastantes eficaces, aunque no son la solución definitiva. Evitar la contaminación es la única solución verdaderamente aceptable.
Lavado de tanques
Durante mucho tiempo el lavado de tanques de los petroleros ha sido una de las prácticas más dañinas y que más contaminación por petróleo ha producido. Estos grandes buques hacían el lavado en los viajes de regreso, llenando los tanques con agua del mar que después vertían de nuevo al océano, dejando grandes manchas de petróleo por todas las rutas marítimas que usaban. En los últimos años una legislación más exigente y un sistema de vigilancia y denuncias más eficiente, han conseguido reducir de forma significativa estas prácticas, aunque, por unos motivos o por otros, los petroleros todavía siguen siendo un importante foco de contaminación.
Evolución de las manchas de petróleo
El petróleo vertido se va extendiendo en una superficie cada vez mayor hasta llegar a formar una capa muy extensa, con espesores de sólo décimas de micrómetro. De esta forma se ha comprobado que 1 m3 de petróleo puede llegar a formar, en hora y media, una mancha de 100 m de diámetro y 0,1 mm de espesor.
Una gran parte del petróleo (entre uno y dos tercios) se evapora. El petróleo evaporado es descompuesto por fotooxidación en la atmósfera.
Del crudo que queda en el agua:
Parte sufre fotooxidación;
otra parte se disuelve en el agua, siendo esta la más peligrosa desde el punto de vista de la contaminación, y
Lo que queda forma el "mousse": emulsión gelatinosa de agua y aceite que se convierte en bolas de alquitrán densas, semisólidas, con aspecto asfáltico. Se ha calculado que en el centro del Atlántico hay unas 86 000 toneladas de este material, principalmente en el mar de los Sargazos que tiene mucha capacidad de recoger este tipo de material porque las algas, muy abundantes en esa zona, quedan enganchadas al alquitrán.
Sistemas de limpieza de los vertidos de petróleo
Contención y recogida:
Se rodea el petróleo vertido con barreras y se recupera con raseras o espumaderas que son sistemas que succionan y separan el petróleo del agua por:
Centrifugación, aprovechando que el agua es más pesada que el crudo se consigue que sea expulsada por el fondo del dispositivo que gira, mientras el petróleo es bombeado por la parte superior; Bombeo por aspiración; Adherencia a tambor o discos giratorios, que se introducen en la mancha para que el crudo quede adherido a ellos, luego se desprende rascando y el petróleo que va quedando junto al eje de giro es bombeado a la embarcación de recogida
Fibras absorbentes, en el que se usan materiales plásticos oleofílicos (que adhieren el petróleo) que actúan como una bayeta o "mopa" que absorbe petróleo, luego se exprime en la embarcación de recogida y vuelve a ser empleada para absorber más
Estas técnicas no causan daños y son muy usadas, pero su eficiencia, aun en las mejores condiciones, sólo llega a un 10 - 15%.
Dispersantes:
Son sustancias químicas similares a los detergentes, que rompen el petróleo en pequeñas gotitas (emulsión) con lo que se diluyen los efectos dañinos del vertido y se facilita la actuación de las bacterias que digieren los hidrocarburos. Es muy importante elegir bien la sustancia química que se usa como dispersante, porque con algunas de las que se utilizaron en los primeros accidentes, por ejemplo en el del Torrey Canyon, se descubrió que eran más tóxicas y causaban más daños que el propio petróleo. En la actualidad existen dispersantes de baja toxicidad autorizados.
Incineración:
Quemar el petróleo derramado suele ser una forma eficaz de hacerlo desaparecer. En circunstancias óptimas se puede eliminar el 95% del vertido. El principal problema de este método es que produce grandes cantidades de humo negro que, aunque no contiene gases más tóxicos que los normales que se forman al quemar el petróleo en la industria o los automóviles, es muy espeso por su alto contenido de partículas.
Biodegradación:
En la naturaleza existen microorganismos (bacterias y hongos, principalmente) que se alimentan de los hidrocarburos y los transforman en otras sustancias químicas no contaminantes. Este proceso natural se puede acelerar aportando nutrientes y oxígeno que facilitan la multiplicación de las bacterias.
Limpieza de las costas:
En ocasiones se usan chorros de agua caliente a presión para arrastrar el petróleo desde la línea de costa al agua. Este método suele hacer más mal que bien porque entierra el hidrocarburo más profundamente en la arena y mata todo ser vivo de la playa. Se usó extensamente en el accidente del Exxon Valdez debido a que la opinión pública exigía la limpieza y este método deja aparentemente la playa con un aspecto casi normal. Pero luego se comprobó que las zonas que se habían dejado para que se limpiaran de forma natural, al cabo de unos meses estaban en mejores condiciones que las que se habían sometido al tratamiento, demostrando que consideraciones estéticas a corto plazo no deben imponerse a planteamientos ecológicos más importantes a largo plazo.
No hacer nada:
En los vertidos en medio del océano, o en aquellos en que la limpieza es difícil y poco eficaz, lo mejor es dejar que la acción de las olas, la fotooxidación y otras acciones naturales, acaben solucionando el problema.
Efectos de la contaminación con petróleo
Los diversos ecosistemas reciben petróleo e hidrocarburos, en cantidades diversas, de forma natural, desde hace millones de años. Por esto es lógico que se encuentren muchos microorganismos capaces de metabolizar el petróleo y que sea frecuente el que muchos seres vivos sean capaces de eliminar el absorbido a través de la cadena alimenticia. No parece que es muy importante la amenaza de bioacumulación del petróleo y los productos relacionados en la cadena alimenticia, aunque en algunas ocasiones, en localidades concretas, puede resultar una amenaza para la salud, incluso humana.
Hay diferencias notables en el comportamiento de diferentes organismos ante la contaminación con petróleo. Los moluscos bivalvos (almejas, mejillones, etc.). Por ejemplo, muestran muy baja capacidad de eliminación del contaminante y, aunque muchos organismos (algunos peces, por ejemplo) no sufren daños importantes con concentraciones del producto de hasta 1000 ppm, algunas larvas de peces se ven afectadas por niveles tan bajos como 1 ppm.
Las aves y los mamíferos se ven afectados por la impregnación de sus plumas y piel por el crudo, lo que supone su muerte en muchas ocasiones porque altera su capacidad de aislamiento o les impermeabiliza.
Los daños no sólo dependen de la cantidad vertida, sino también del lugar, momento del año, tipo de petróleo, etc. Un simple vertido de limpieza de tanques de un barco -el Stylis- mató en Noruega a 30 000 aves marinas en 1981, porque fue arrastrado directamente a la zona donde estas aves tenían sus colonias.
La mayoría de las poblaciones de organismos marinos se recuperan de exposiciones a grandes cantidades de petróleo crudo en unos tres años, aunque si el petróleo es refinado o la contaminación se ha producido en un mar frío, los efectos pueden durar el doble o el triple.
EL AGUA COMO VEHÍCULO DE TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES
El agua de los ríos esta polucionada. Hay veces que el agua potable no es pura. El agua es un vehículo de enfermedades.
Los colibacilos pueden provocar perturbaciones digestivas mas o menos graves, desde la simple diarrea a serias afecciones de las vías biliares y urinarias.
Otros gérmenes, las “salmonellas”, se difunden cada vez mas por los ríos. Ellos son los responsables de las fiebres tifoideas, paratifoides y salmonelosis.
En realidad, los tratamientos encaminados a la esterilización del agua acaban rápidamente con estos gérmenes. No sucede lo mismo con los virus, sobre los cuales los procedimientos actuales (coloración y ozonización) tienen mucho menor efecto.
Sin embargo, los virus son muy numerosos en el agua bombeado por las estaciones depuradoras. El de la hepatitis virial (ictericia infecciosa) es una de las mas frecuentes: sus formas mas benignas pueden manifestarse por algunas perturbaciones digestivas; la mortalidad permanecerá elevada en los enfermos de hígado y las personas de edad. Es un circulo fatídico: durante el periodo de incubación, el enfermo arroja gran numero de virus. Se encuentran entonces en las aguas de las cloacas. Pasan enseguida a los ríos, y después, a través de las estaciones depuradoras vuelven a estar presentes en las aguas de consumo.....
El doctor Leda, director del instituto de Hidrobiología del Instituto Pasteur de Lille, piensa que vivimos en medio de bacterias y virus. No estamos enfermos, sin embargo. Bacterias, virus y parásitos llegan a un estado de equilibrio favorable a la vida en sus formas superiores. Tal vez hay, un efecto, que confiar en los mecanismos de autodefensa que inmunizan naturalmente al hombre, obligándole a ingerir, como si se tratase de una vacuna, cantidades pequeñas de agua polucionada. El problema consiste, sin embargo, en saber hasta donde puede llegar en esta ingestión.
MEDIDAS PARA CONTROL DE TRANSMISION DE ENFERMEDADES        
Abastecimiento de agua    Selección de fuentes no contaminadas, por ejemplo, pozos acuíferos profundos.
Tratamiento del agua cruda (cloración).
Reemplazo de abastecimientos contaminados por otros más confiables y seguros.
Protección de cuencas.
Control de calidad de agua.      
Disposición sanitaria
de excretas    Protección de los sistemas de abastecimiento de agua.
Protección del medio ambiente.
Apoyo a las actividades de control de los sistemas de abastecimiento de agua y
de disposición de excretas.
Destrucción, disposición, aislamiento o disolución de residuos fecales.      
Educación sanitaria    Higiene personal.
Protección del medio ambiente.
Apoyo a las actividades de control de los sistemas de abastecimiento de agua y
de disposición de excretas.    
Las enfermedades hídricas se clasifican según su agente transmisor:
Enfermedades Microbiológicas Trasmitidas Por El Agua:
Son las enfermedades causadas por organismos patógenos presentes en el agua y que ingresan al organismo por la boca. Están relacionadas a la contaminación con excretas humanas. Se caracteriza por ser fácilmente transmisibles por otros medios como ser las manos o los alimentos. En esta categoría se encuentran:
la fiebre tifoidea:
Es una enfermedad infecciosa aguda producida por el bacilo Salmonella typhi. Se contagia por la leche, el agua o los alimentos contaminados por las heces de enfermos o portadores. Los portadores son personas sanas que sufren una infección asintomático y excretan periódicamente el bacilo. El esquema de transmisión epidemiológica se puede simplificar con las siglas DAME (dedos, alimentos, moscas y excretas). Los organismos llegan al intestino y salen de él para llegar a los ganglios linfáticos mesentéricos, de ahí pueden desplazarse al estomago, al hígado, o bien, seguir por la sangre originando graves daños en el bazo o cerebro. Los síntomas que posee esta enfermedad son: dolor de cabeza, escalofrió, insomnio, decaimiento, aumento gradual de la temperatura.
Cólera:
Es una grave enfermedad infecciosa endémica de India y en ciertos países tropicales, aunque pueden aparecer brotes en países de clima templado. Los síntomas del cólera son la diarrea y la perdida de líquidos y sales minerales en las heces. En los casos graves hay una diarrea muy importante, con heces características en “agua arroz”, vomito, sed intensa, calambres musculares y, en ocasiones, fallo circulatorio. En estos casos el paciente puede fallecer a las pocas horas del comienzo de los síntomas. Dejada a su evolución natural, la mortalidad es superior al 50%, pero no llega al 1% con el tratamiento adecuado.
El organismo responsable de la enfermedad es el Vibrio Cholerae, una bacteria descubierta en 1883 por el medico y bacteriólogo alemán Robert Koch. La única forma de contagio es a través del agua y los alimentos contaminados por heces (en las que se encuentra la bacteria) de enfermos de cólera. Por tanto, las medidas de control sanitario son las únicas eficaces en la prevención de la enfermedad. Durante el siglo XIX las epidemias de cólera se diseminaron por Europa y EEUU, hasta que mejoraron los sistemas de distribución de agua potable y alcantarillado.
En muchos países asiáticos, el control del cólera sigue siendo un importante problema sanitario. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que le 78% de la población de los países en vías de desarrollo carece de agua con suficientes garantías de potabilidad, y el 85% no dispone de un sistema de tratamiento e aguas residuales. Las epidemias más recientes tuvieron lugar en Calcuta (India) en 1953; en Vietnam del sur entre 1964 y 1967; entre los refugiados del Bangla Desh que emigraron a India en la guerra civil de 1971; y en Perú en 1991. En la epidemia del 1971 fallecieron 6500 personas.
El tratamiento consiste en la reposición oral o intravenosa de líquidos y sales minerales (rehidratación). Hay preparaos para diluir con la composición adecuada de sodio, potasio, cloro, bicarbonato y glucosa, disponibles en muchos lugares del mundo gracias a la campaña de difusión realizada por la OMS. Casi todos los pacientes se recuperaron entre los tres y los seis días.
Algunos estudios experimentales han demostrado que la bacteria del cólera produce una toxina que estimula la secreción de liquido por el intestino delgado. Esta toxina es la causa de la gran perdida de líquidos que se producen en el cólera. La búsqueda de una vacuna mas eficaz sigue dos líneas de investigación diferentes: utilizar una toxina inactivada, o utilizar una vacuna de bacterias vivas atenuadas incapaces de producir toxina.
Disentería amebiana:
Causada por el parásito (ameba) Entamoeba Histolytica es endémica en muchos países tropicales, pero lo mas debido a la falta de condiciones higiénicas que al clima o al calor. Es el tipo de disentería mas frecuente en Filipinas, Indonesia y el Caribe, y se puede dar en algunos países de clima templado.
La disentería amebiana se trasmite por el agua, por los alimentos frescos contaminados y por los portadores humanos sanos. Las moscas pueden trasportar los quistes de ameba desde las heces de los enfermos hasta los alimentos. Cuando la enfermedad se hace crónica las amebas traspasan la pared intestinal y colonizan el hígado, formando abscesos hepáticos. En raras ocasiones se forman abscesos amebianos en otras localizaciones . Si se deja evolucionar, puede llegar a producir la muerte.
Disentería bacilar
Esta producida por alguna especies no móviles de bacterias del genero Shigella. Esta forma de disentería también es mas frecuente en las regiones tropicales del planeta con higiene deficiente, pero, como es mas contagiosa, se producen brotes epidémicos en todo el mundo. Se trata de una diarrea autolimitada que rara vez sobrepasa la afectación ontestinal; no obstante, la enfermedad es grave, especialmente en niños y ancianos. La disentería bacilar se propaga por la contaminación del agua y los alimentos. Las heces de ,os enfermos y de los portadores sanos contienen grandes cantidades de bacterias. Las moscas transportan las bacterias en sus patas, en sus salivas y en sus heces, y las depositan en los alimentos; al parecer las hormigas también pueden trasmitir la enfermedad.
Para el tratamiento de la disentería bacilar es fundamental la correcta reposición del agua y electrolitos. Como antibióticos se pueden utilizar las sulfoamidas, las tetraciclinas y la estreptomicina.
Gastritis
Las causas de esta enfermedad son la ingestión de alimentos en malas condiciones o contaminadas con sustancias toxicas o con organismos patógenos. Esta enfermedad lo que produce es una inflamación de las mucosas gástricas. Los síntomas que posee son diarrea, dolor estomacal, falta de apetito, nausea, vomito, agruras, pirosis (elevación de la temperatura)
Gastroenteritis
Las causas de esta enfermedad son infecciones por ingerir alimentos contaminados por bacterias, virus, hongos o sustancias toxicas, como plomo arsénico o hierro. La gastroenteritis consiste en la inflamación de la mucosa intestinal(enteritis) o de ésta y la del estomago (gastroenteritis).Los síntomas de esta enfermedad son decaimiento, inapetencia, nausea, vomito, diarrea, dolores abdominales, fiebre y malestar general.
Enfermedades Químicas Trasmitidas Por El Agua:
Son enfermedades asociadas a la ingestión de aguas que contienen sustancias toxicas en concentraciones perjudiciales. Estas sustancia pueden ser de origen natural o artificial, generalmente de localización especifica. Algunos ejemplos son:
metahemoglobinemia infantil
Consiste en la presencia de metahemoglobina , que es el producto de la oxidación incompleta de la hemoglobina, en la sangre. Esta ocasionada por el consumo de agua con un elevado porcentaje de nitratos.
Fluorosis endémica crónica
Esta producida por una alto contenido de flúor en el agua y cuyos síntomas son la presencia en los dientes permanentes de los niños de manchas de color amarillo parduzco o casi negro y los efectos carcinogénicos, mutagénicos y teratogenicos producidos por altas concentraciones de metales pesados, plaguicidas e hidrocarburos en el agua.
Gastroenteritis
Las causas de esta enfermedad son infecciones por ingerir alimentos contaminados por bacterias, virus, hongos o sustancias toxicas, como plomo arsénico o hierro. La gastroenteritis consiste en la inflamación de la mucosa intestinal(enteritis) o de ésta y la del estomago (gastroenteritis).Los síntomas de esta enfermedad son decaimiento, inapetencia, nausea, vomito, diarrea, dolores abdominales, fiebre y malestar general.
Enfermedades Relacionadas Con La Higiene
Incluyen a muchas enfermedades trasmitidas por vía fecal-oral. Entre ellas se encuentran:
Tiña:
Esta relacionada con la higiene de la piel, producida por diversos parásitos vegetales, que producen escamas, costras o la caída del cabello.
Tracoma
Es una especie de conjuntivitis granulosa y contagiosa producida por un micrococo.
Conjuntivitis
Es una enfermedad que ocurre cuando la membrana que cubre el interior de los párpados, y el blanco del ojo, la conjuntiva, se inflama. Es una enfermedad contagiosa. Para eliminarla por lo general se utilizan los antibióticos como el colirio.
Sarna
Es una enfermedad producida por sarcoptes scabei o arador de la sarna. Este acaro se aloja en la piel y excava túneles en la capa de la cornea donde las hembras depositan los huevos. Cuando estos son numerosos originan un purito intenso, sobre todo lesiones cutáneas que se infectan al rascarse originando dermatitis muy complejas y variadas.
Ahora esta volviendo a surgir con cierta virulencia, se puede reconocer por los surcos grisáceos que las galerías forman en el vientre, axilas y los pliegues de los brazos y senos.
El tratamiento hay que hacerlo intensivo a su familia, desinfectando ropas y habitaciones.
Ascariasis
Las causas que originan esta enfermedad es la ingestión de agua o alimentos contaminados con huevecillos de lombrices intestinales; puede deberse a cultivos regados con aguas negras o alimentos preparados sin higiene. Los síntomas que posee esta enfermedad son diarrea, mala digestión, adelgazamiento y cuando la infección es masiva, puede haber obstrucciones intestinales.
Amebiasis
Esta enfermedad esta causada por la ingestión de agua o alimentos contaminados por quistes (especie de huevecillos) de amebas, por falta de higiene o cultivos regados con aguas negras. Los síntomas de la amebiasis son diarreas ligeras o graves que originan deshidratación, fiebre, malestar general, falta de apetito; también puede presentarse ulceraciones intestinales, y si se alojan en el hígado, absceos o hepatitis crónica. Existen algunos casos en que invaden el cerebro.
Teniasis
Esta enfermedad se presenta por la ingestión de alimentos o agua contaminados con huevecillos de Taenia. La tenia se aloja en el intestino y se alimenta de los nutrientes que llegan a él. Los síntomas mas característicos de esta enfermedad son diarrea, disminución de peso y fiebre.
Uncinariasis
Se presenta por la ingestión de alimentos o aguas contaminados con huevecillos de uncinarias. Los parásitos muy pequeños pueden llegar a invadir el intestino. Se alimentan de la sangre de la pared intestinal y llegan a causar hemorragias en el organismo.
Enfermedades Trasmitidas Por Contacto Con El Agua:
Son producidas por microorganismos patógenos que ingresan al cuerpo humano a través de la piel. El ejemplo mas conocido es el de la esquistosomiasis (bicharziasis). Se calcula que en el mundo existen 200 millones de personas afectadas por esta enfermedad epidemica que quizás sea una de las mas antiguas del planea a juzgar por el hallazgo de huevos (o quistes) del agente causal en las momias egipcias. Estos huevos eclosionan en el agua, produciendo larvas que parasitan ciertas especies de caracoles. Los caracoles infectados liberan formas microscópicas móviles que penetran en la piel humana y se desarrollan hasta llegar al estado de gusanos. Estos pueden alcanzar unos 2,5 cm de longitud y se alojan en varios tejidos del cuerpo humano ocasionando grandes daños cuando sus huevos se abren camino hacia el tracto intestinal o urinario.
CONCLUSION
Si todo el mundo tuviera agua segura y limpia se evitarían el 80% de las enfermedades. Casi 2 millones de personas , la mayoría de países en vías de desarrollo no tienen acceso a agua con un mínimo nivel de seguridad.
PUBLICACIONES EN PRENSA
SOBRE EL TEMA TRATADO
CONSUMO DE AGUA CONTAMINADA AFECTA SALUD DE CARACEÑOS
Los habitantes de las riberas del río Los Encuentros, jurisdicción de Jinotepe, Carazo sufren las consecuencias del envenenamiento de las aguas causado por el desecho de tóxicos, lo cual provoca a los lugareños malestares como dolor en el estomago y en la cabeza, la picazón en la piel e inclusive ceguera, según testimonios de la zona. Cierta gente cree que la causa de estos problemas de salud es el lanzamiento indiscriminado de venenos, como el Buxton en las aguas de estas fuentes acuíferas.
Un campesino señaló que el envenenamiento de estos ríos es de vieja data, pero que se agudizo hace doce años, desde que muchos comerciantes e camarón descubrieron que con lanzar veneno al agua, estos flotan en grandes cantidades. Y es que la única fuente de agua para tomar y hacer los alimentos de la familia es el río.
Los niños que allí habitan además de padecer afecciones de salud ya mencionadas, padecen ceguera. Una medre dijo que de sus siete hijos solo dos poseen el problema y asegura que no hay antecedentes en la familia. También comento que cuando estaba embaraza de uno de estos dos hijos, vio sobre las aguas centenares de camarones atontados, los que cocino y posteriormente comió junto con su familia.
Estos tóxicos inducen a la mutación en algunos casos, y estas familias han estado ingiriendo por muchos años aguas fosforadas y cloradas del Río Los Encuentros, que es el que más veneno recibe.
BERAZATEGUI DEMANDO A AGUAS ARGENTINAS POR DAÑO ECOLÓGICO
El municipio de Berazategui presento una demanda judicial contra Aguas Argentinas: le exige una indemnización de 300 millones de dólares por la contaminación del Río de la Plata, ya que la empresa ocasiono serios daños ecológicos en las costas de ese municipio ante el vuelco de efluentes cloacales sin tratamiento. Berazategui es la cloaca de la Capital y Gran Buenos Aires, además de perjudicar la salud de los vecinos, imposibilita la explotación económica de la zona.
En la demanda presentada ante la justicia, la comuna habla de concentraciones elevadas de nitritos, amonio y otros contaminantes, dentro de la zona de descargas.
MILLONES DE LITROS DE DESECHOS CLOACALES SE VIERTEN EN EL RIO
Denuncian que lasa aguas del Río de la Plata tienen un nivel intolerable de PBC (bifelinos policlorados). E ministerio de producción bonaerense prohibió la pesca y comercialización del sábalo. Mas de dos millones de metros cúbicos de desechos cloacales sin tratamiento se vierten diariamente en el Río de la Plata. La ingesta de estos animales contaminados puede provocar cáncer. Además, los bifelinos, que tardan décadas en descomponerse, se trasmiten a través de la placenta. Así, el hijo de una mujer contaminada podría verse afectado, con malformaciones genéticas o trastornos en el comportamiento y en el aprendizaje. El PBC y otros compuestos químicos son arrojados a arroyos y canales por algunas industrias.
LA SITUACIÓN YA ES GRAVE O, PEOR, IRREVERSIBLE -RIO DE LA PLATA Y FRENTE ATLÁNTICO-
Emisarios submarinos son concebidos dentro de la filosofía de esconder la mugre bajo el tapete. A pesar de su enorme caudal, y de ser el más ancho del mundo, el Río de la Plata o Mar Dulce no escapa al fenómeno de la contaminación hídrica. Algunos de los hechos ocurridos son:
Las aguas residuales arrojadas al arroyo Rosario (Uruguay, cuyas aguas desembocan al Río de la Plata) por la principal planta industrial de lácteos, ocasiono la muerte de todos los cangrejos, peces, tortugas y otros animales pequeños.
La analítica realizada por Greenpeace de aguas y sedimentos recogidos en la inmediaciones de la planta Repsol-YPF indica que el área contaminada por derivados del petróleo, así como por metales pesados -cobre, plomo, mercurio, zinc y magnesio. Los compuestos encontrados son tóxicos para los organismos acuáticos y, en los seres humanos, pueden provocar daños en distintos órganos, alteraciones en el sistema nervioso central y cáncer.
Según un informe el Río de la Plata, las aguas superficiales y subterráneas están contaminadas y los basurales tienen residuos sólidos incontrolados, pese a que contienen desechos peligrosos. El informe revela, además, que en las zonas cercanas a la costa tienen valores altos de plomo y zinc producidos por la actividad industrial. Y también sufre de contaminación bacteriológica, ya que sus aguas tienen un alto porcentaje de cloruros que provienen de las sales expulsadas por orina y heces. El fondo del río, profundo y rocoso, de aguas claras en siglos anteriores, se ha venido llenando de detritus, no solo de tierras de labranza sino también de residuos industriales y de la descarga de miles de toneladas diarias de obsoletos sistemas sanitarios que utilizan poblaciones costeras de millones de habitantes.
Conclusiones del Río de la Plata:
la gran cantidad de sedimentos finos cumpliría la función de filtro fijando metales pesados y otros compuestos perjudiciales para la salud humana. La dilución de los contaminantes resulta muy importante dado el gran volumen del cuerpo receptor.
Hoy el río esta siendo utilizado como cloaca y bebedero al mismo tiempo.
No se tiene en cuenta el riesgo en la salud que la contaminación e las aguas pueden provocar
Esta nueva situación pone en peligro las capas freáticas que cobijan el agua que todos bebemos.
Famosas playas, en ambas orillas han sido vedadas al uso publico debido a su alto grado de contaminación.
EL MAYOR ENVENENAMIENTO DE LA HISTORIA
Mas de 20 millones de personas están afectadas por la contaminación del agua con arsénico en Bangla Desh. Es una catástrofe de proporciones comparables a las de Bophal o Chernobil. Ocurre lejos, en Bangla Desh, y ocurre todo los días cuando cualquier habitante del este o del sur de este país asiático bebe un vaso de agua o, lo que es lo mismo, su dosis letal de arsénico. La contaminación de las aguas subterráneas por este metal, de una toxicidad similar a la del plomo, afecta ya a más de 20 millones de personas.
El problema se remonta a casi a 30 años atrás, en aquellos años acudieron a Bangla Desh diversas agencias de ayuda internacional, con UNICEF a la cabeza, con la sana intención de evitar las infecciones que provocaba el consumo de aguas estancadas. El objetivo era reducir el alto índice de mortalidad, sobre todo el infantil, causado por enfermedades como la disentería o el cólera, y para ello se inicio un programa masivo de construcción de pozos artesianos.
El plan tuvo éxito pero a u precio muy alto; los niños salvados sufren horrendas enfermedades de adultos. A partir de 1993 - los efectos del arsénico tardan entre 8 y 14 años en hacerse visibles- se empezó a detectar una altísima concentración de ese metal en el agua, que fue confirmada dos años mas tarde. Luego aparecieron los primeros enfermos. La gente de las aldeas empezaba a presentar manchas negras en la piel, endurecimiento de las palmas de las manos y de los pies, se dispararon los casos de conjuntivitis, bronquitis, diabetes y comenzaron a desarrollar tumores, gangrena e incluso cáncer
Sus efectos son letales. El BIAN estima que una de cada diez muertes que se producen en Bangla Desh se debe al arsénico y la propia ONU calcula que este metal puede ser responsable de la muerte de 20.000 bangladeshies cada año. Y son 70 millones los que viven bajo esta amenaza.
EL VERTIDO DE MERCURIO EN EL EBRO SUPERO SIETE VECES LO PERMITIDO POR LA OMS
Los análisis realizados por el Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat catalana han dictaminado que los 4.000 peces que aparecieron muertos a la altura de las dos centrales nucleares de Ascó padecieron una intoxicación aguda de mercurio entre otros productos, como derivados de cloro e hidrocarburos.
UN ESTUDIO ALERTA SOBRE LA PRESENCIA DE COMPUESTOS NOCIVOS EN ELAGUA DEL GRIFO
Un estudio de investigadores ha identificado trihalometanos en el agua del grifo de cuatro áreas españolas de concentraciones muy superiores a la media europea. Un riesgo de un 20% de promedio de cáncer de vejiga esta asociado a estos compuestos en áreas con altas concentraciones y largos periodos de exposición.
Los trihalometanos (THM) se creen que son sustancias inductoras de determinados canceres, como el de la vejiga, colon y recto. Se ha comprobado un efecto inductor de tumores en animales de laboratorio, pero los estudios en humanos no son concluyentes.
La Agencia internacional de Investigación del Cáncer (IARC en sus siglas inglesas) de referencia mundial no los incluyen en sus listas de sustancias cancerigenas o con riesgo comprobado.
Kogevinas ve el riesgo relativamente bajo y mecho menor que el derivado del tabaquismo o la contaminación, aunque insiste en que es un importante problema de salud publica.
PROBLEMAS POTENCIALES DE CLORO EN AGUAS QUE BEBIAN
Una consecuencia de la cloracion del agua son los efectos cancerigenos hallados en quienes la beben.
El cloro es el desinfectante universal usada para tratar agua corriente por su efecto toxico en bacterias nocivas y otros organismos causantes de enfermedades. Pero hay una creciente evidencia científica que muestra que el cloro en agua bebida puede traer peligros tan grandes para las personas como para los que intentan eliminarlo. Estos pueden ser tanto por la ingesta como por la absorción a través de la piel de agua clorada.
Científicos han descubierto una conexión entre cloracion del agua y el cáncer de hígado, estomago, riñón, recto y colon, así como enfermedades del corazón, arterosclerosis (endurecimiento de la arterias), anemia, presión alta y reacciones alérgicas.
También hay pruebas de que la cloración del agua puede destruir proteínas en el cuerpo humano y causar efectos severos en piel y cabellos.
El riesgo de contraer cáncer entra la gente que bebe agua clorada es un 93% mayor de aquellos que infiltra el agua de bebida.
Contaminación hídrica
Se entiende por contaminación del medio hídrico o contaminación del agua a la acción o al efecto de introducir algún material o inducir condiciones sobre el agua que, de modo directo o indirecto, impliquen una alteración perjudicial de su calidad en relación a sus usos posteriores o sus servicios ambientales.
Principales contaminantes de las aguas
Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el agua está contaminada cuando su composición se haya alterado de modo que no reúna las condiciones necesarias para ser utilizada beneficiosamente en el consumo del organo y de los animales. En los cursos de agua, los microorganismos descomponedores mantienen siempre igual el nivel de concentración de las diferentes sustancias que puedan estar disueltas en el medio. Este proceso se denomina auto depuración del agua. Cuando la cantidad de contaminantes es excesiva, la autodepuración resulta imposible.
Los mares son un sumidero. De forma constante, grandes cantidades de fangos y otros materiales, arrastrados desde tierra, se vierten en los océanos. Hoy en día, sin embargo, a los aportes naturales se añaden cantidades cada vez mayores de desechos generados por nuestras sociedades, especialmente aguas residuales cargadas de contaminantes químicos y de productos de desecho procedentes de la industria, la agricultura y la actividad doméstica, pero también de residuos radiactivos y de otros tipos.
En realidad, los océanos operan como gigantescas plantas carnívoras , a condición de no superar el umbral de lo que pueden tolerar. De lo contrario, se generan destrucción y muerte de las personas, e inconvenientes económicos y envenenamientos de la población humana. Esto, a corto plazo. A largo plazo, las consecuencias podrían ser catastróficas. Basta pensar únicamente en los efectos que la contaminación biológica –como consecuencia del incremento de fertilizantes- podría acarrear si la proliferación de formas microscópicas fuera tan grande que se redujera significativamente el nivel de oxigeno disuelto en el agua oceánica.
La contaminación tiende a concentrarse en los lugares próximos a las zonas habitadas e industrializadas. Así, la contaminación marina de origen atmosférico es, en determinadas zonas adyacentes a Europa (Báltico, mar del Norte, Mediterráneo), por termino general, diez veces mayor que mar adentro, en el propio Atlántico norte; cien veces superior que en el Pacífico norte y mil veces más elevada que en el Pacífico sur. Sin embargo, y como consecuencia de la circulación general de los aires y de las aguas, cada año se detectan nuevos contaminantes en zonas tan apartadas como la Antártida –se ha encontrado DDT en la grasa de los pingüinos antárticos- o las fosas oceánicas.
La contaminación del medio marino provocada por el hombre es muy superior a la atribuible a causas naturales. Las tasas de aporte de algunos elementos son elocuentes: el mercurio llega al océano a un ritmo dos veces y media superior al que seria debido únicamente a factores naturales; el manganeso multiplica por cuatro dicho ritmo natural; el cobre, el plomo y el cinc por doce; el antimonio por treinta y el fósforo por ochenta.
Algunos de los metales pesados, como el mercurio y el plomo, junto con el cadmio y el arsénico, son contaminantes graves, pues penetran en las cadenas alimentarias marinas, y, a través de ellas, se concentran. Así, por ejemplo, la enfermedad de Minamata –descubierta en los años 20 en la bahía japonesa de mismo nombre- ha provocado, en Japón y en Indonesia, miles de muertes y un número mucho mayor de enfermos con lesiones cerebrales. La causa que la produjo fue el consumo de atún y otros peces con contenidos elevados de mercurio procedente de los vertidos industriales de aquella zona costera. Igualmente, productos químicos como el DDT y los PCB son otros contaminantes químicos muy peligrosos.
Contaminación por consumismo
Pero, quizás el mayor problema esté unido al consumismo, cada vez hay más objetos que están fabricados para durar unos años y después ser sustituidos por otros, lo que se denomina obsolescencia programada. Muchos productos, como los ordenadores, electrodomésticos, etc., están diseñados para ser usados y luego desechados, y el caso es que tampoco hay una conciencia clara, en muchos casos, de qué hacer con ellos.
Esta economía basada en la máxima producción, el consumo, la explotación ilimitada de recursos y el beneficio como único criterio de la buena marcha económica, es insostenible, imponiéndose cada vez más en la sociedad la idea, o por lo menos esa es la percepción actual, de que hay que ir a un desarrollo real, que permita la mejora de las condiciones de vida, pero compatible con una explotación racional del planeta que cuide y respete el medio ambiente y asi protejer el valioso recurso.
Contaminación por fitosanitarios
En principio, estos productos son sustancias poco solubles, fácilmente desagradables y se absorben fuertemente por el suelo, lo que limita su afección a los acuíferos. Pero si se da la circunstancia de que alcancen a las aguas subterráneas, los procesos de degradación y retención de los contaminantes se ralentizan notablemente y los efectos pueden ser muy graves.
La presencia de plaguicidas se ha constatado en los acuíferos de todos los países desarrollados. Las técnicas analíticas actuales no permiten detectar algunos fitosanitarios o sus productos de degradación a concentraciones muy bajas, es posible que los estudios realizados sean poco realistas, pues el muestreo representativo de pesticidas es bastante complejo, y los elevados costes de las analíticas han limitado a unas pocas las sustancias rastreadas. En definitiva, no se conoce exactamente la contaminación por fitosanitarios de las aguas subterráneas, pero si se sabe con certeza que estos productos están presentes en los acuíferos de todas las regiones con agricultura intensiva.
Medidas para evitar la contaminación por fitosanitarios
Practicar la agricultura ecológica:
La agricultura ecológica basa el control de las plagas y enfermedades en conseguir un equilibrio en la parcela que impida la proliferación de los patógenos a niveles que causen daños. Se procura la mayor diversidad posible, se potencia la presencia de enemigos naturales de las plagas, se realizan asociaciones y rotaciones de cultivos y se selecciona las variedades más rústicas y adaptadas a la zona.
Cuando es necesario realizar algún tratamiento se emplean productos naturales que resulten inocuos tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas y se degradan rápidamente en sustancias que no presentan ningún riesgo.
Emplear métodos de control biológicos físicos y culturales:
Actualmente existen en el mercado diversos tipos de trampas con las que capturar las plagas, medida que en algunos casos puede ser suficiente. En otros casos el control de una plaga puede realizarse a través de labores culturales como el laboreo, el riego o la poda.
Mantener los equipos de tratamiento limpios y en buen estado, ser prudentes durante el transporte, llenado y limpieza de los equipos y extremar las precauciones al tratar cerca de ríos y lagos, pues si hace viento este puede arrastrar parte del producto llevándolo hasta los cauces de agua.véase
Anualmente más de 3 millones y medio de gramos de petróleo (casi el 100% de la producción mundial) contaminan el medio marino. En realidad, solamente alrededor del 50% de este crudo procede de petroleros, a menudo barcos pequeños y anticuados. El resto, proviene de tierra firme. Esta última mitad llega al mar a través de las aguas y vertidos residuales (un 20% de origen urbano, otro 20% industrial y a través de la atmósfera el 10% restante).
Vertidos accidentales aparte, los petroleros arrojan anualmente y de forma deliberada más de un millón de toneladas de crudo en las operaciones de lavado de sus tanques. Tradicionalmente, dicha práctica consistía en bombear agua y arrojarla –mezclada con las impurezas de los tanques- de nuevo al mar, antes de volver a cargar crudo. En la actualidad puede realizarse una limpieza menos agresiva: el lavado a chorro con petróleo crudo a alta presión procedente de la carga del propio barco. Esta nueva técnica puede efectuarse durante el proceso de descarga, a fin de evitar aquella importante fuente de contaminación. Las pérdidas accidentales de petróleo aportan un volumen global de unas 100000 toneladas de dicho material a los océanos a lo largo del año. Por otra parte, los vertidos de petróleo, provocados por accidentes como la explosión en 1979 del Campeche en la costa mexicana, a consecuencia de la cual se vertieron cerca de 400000 toneladas de petróleo, o el anterior (1978) hundimiento del Amoco Cádiz en el canal de la Mancha, así como el accidente ocurrido en 1989, del Exxon Valdez frente a las costas de Alaska, son fenómenos de gran espectacularidad.
Contaminación de terbutilazina en el embalse del Dañador (Jaén)
El embalse del Dañador abastece de agua potable a los más de 20.000 habitantes que conforman la Comarca jiennense de El Condado. Este embalse fue construido en 1965 y está situado en el cauce del río Dañador, perteneciente al término municipal de Venta de los Santos (Montizón).
Desde su fundación, la gestión del embalse del Dañador ha pertenecido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (Ministerio de Medio Ambiente), pero recientemente, en enero de 2009, es la Junta de Andalucía la que gestiona estas aguas, más concretamente la Agencia Andaluza del Agua.
El año 2004 contó con una primavera bastante lluviosa y este hecho provocó que los agricultores tuvieran que emplear unas dosis más elevadas de productos fitosanitarios en sus olivares para frenar el nacimiento de las malas hierbas en estos terrenos de explotación agrícola. Como consecuencia de las intensas lluvias, la tierra no fue capaz de absorber toda la cantidad de agua que en ella había, algo que provocó que la sobrante fluyera por los riachuelos de la zona hasta desembocar en el embalse del Dañador. Esta agua contenía unas altísimas concentraciones de plaguicidas, pero, sin embargo, pasó a la red de consumo público una vez que el agua siguió el procedimiento usual al llegar a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP), situada a unos dos kilómetros del embalse. Fue al día siguiente, el 2 de junio de 2004, cuando, al realizar un análisis rutinario del estado del agua en la localidad de Chiclana de Segura, se detecta la presencia de terbutilazina, pero en unas dosis apenas insignificantes y muy por debajo de los niveles establecidos por las normativas españolas y europeas. Es en estos momentos cuando se despierta el alarmismo entre los responsables del mantenimiento del agua y se recomienda realizar los análisis rutinarios de manera más continuada, con el objetivo de percibir con rapidez cualquier posible riesgo de contaminación del agua.
Los análisis rutinarios se multiplican y es por ello por lo que se llevan a cabo diversas tomas de agua. El 4 de junio se hace una de ellas y se envía al laboratorio de Jerez de la Frontera (Cádiz), donde se realiza el análisis el 8 de junio, dando como resultado 0,235 microgramos por litro. El día 10 de junio se vuelve a hacer otra toma de agua para realizar el contra-análisis y éste se lleva a cabo el 14 de junio en el laboratorio de Jerez. Los resultados son preocupantes, debido a que muestran que hay 0,291 microgramos por litro de agua de terbutilazina. A pesar de ello, se repiten de nuevo los análisis al día siguiente y las dosis de terbutilazina aumentan, dando como resultado 0,335 ppm, unos niveles muy superiores a los 0,1 de valor máximo permitido de este herbicida en agua destinada al consumo humano. Tras hacerse públicos las muestras de estos últimos controles, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía decidió declarar como no apta para el consumo humano el agua procedente del embalse del Dañador hasta que no se neutralizasen por completo los agentes nocivos que provocaban esta contaminación acuífera.
El día 16 de junio la Delegación de Salud de la provincia de Jaén decretó la prohibición para el consumo humano del agua procedente del Dañador. Desde ese día, los más de 20.000 habitantes de la Comarca de El Condado vieron cómo no volverían a beber el agua de sus grifos hasta que ésta no alcanzara de nuevo los niveles óptimos aconsejados para un consumo saludable del agua. La alternativa que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir buscó a esta situación de emergencia, fue la de abastecer de agua a los municipios afectados con una flota de seis camiones cisterna con capacidad para 30.000 litros de agua cada uno. Durante más de ocho días, los vecinos de estos municipios tuvieron que acudir a las plazas de sus pueblos para recoger el agua que necesitaran sólo para consumir, puesto que el agua que llegaba a los domicilios se podía utilizar para el servicio doméstico.
Mientras tanto, los miembros de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) del embalse del Dañador continuaban trabajando en paliar la presencia de terbutilazina en el agua a través de un tratamiento específico basado en la aplicación de carbono activo. Desde que se comenzó a trabajar siguiendo este procedimiento, se realizaban análisis de agua cada dos días. Los resultados de las muestras de agua remitidas a los laboratorios de Jerez de la Frontera y Castellón precisaron que los niveles de terbutilazina habían ido descendiendo notablemente, habiendo llegado a 0,24 microgramos por litro de agua. Aunque, a pesar de ello, todavía no se había alcanzado el 0,1 de nivel máximo permitido.
El día 2 de julio de 2004 la Delegación de Salud declaró apta para el consumo el agua distribuida por el Dañador. Esta autorización se hizo pública cuando los parámetros de terbutilazina descendieron y los niveles de este herbicida estaban por debajo de los niveles establecidos por la legislación vigente. l embalse del Dañador abastece de agua potable a los más de 20.000 habitantes que conforman la Comarca jiennense de El Condado. Este embalse fue construido en 1965 y está situado en el cauce del río Dañador, perteneciente al término municipal de Venta de los Santos (Montizón).
Desde su fundación, la gestión del embalse del Dañador ha pertenecido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (Ministerio de Medio Ambiente), pero recientemente, en enero de 2009, es la Junta de Andalucía la que gestiona estas aguas, más concretamente la Agencia Andaluza.
Aguas residuales
El agua residual,de muchas personas de pocos recursos se ven obligados a vivir en condiciones precarias e inadecuadas a orillas de ríos y/o cañadas; donde tienen servicios de agua potable, pero no tienen servicios de depósitos de aguas negras. Esas aguas residuales están compuesta de detergentes, agua caliente, grasas, materiales espumosas, etc. Y van directamente a los ríos y/o cañadas. Alrededor de un 74% de las aguas residuales producidas por la gente, ya sea de los hogares como de los establecimientos comerciales, van al río o barrancas, sin antes ser tratadas con el proceso Biologico.El ser humano la consume y se producen las enfermedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada